La estatuilla

1103

El Martín Fierro y su evolución


primermartinfierro-min.jpgLa historia del premio Martín Fierro se remonta al año 1959 cuando a pocos meses del nacimiento de APTRA se llevó a cabo en el teatro Nacional Cervantes la primer entrega correspondiente a la producción de 1958.

Urgidos por el escaso tiempo de organización, los ganadores recibieron a modo de trofeo una escultura del artista Perlotti titulada “El gaucho” y que medía 45 cm de altura.

 

premio


Al año siguiente, más tranquilos y sin tanta premura los socios de la entidad realizaron un concurso para tener una nueva imagen y resultó seleccionado el proyecto de Eduardo Arce, obra que definitivamente fue bautizada como el Martín Fierro.

Así, los mejores de la televisión y la radio fueron recibiendo aquella estatuilla hasta que en 1995, ya superada la dictadura militar y en su segunda etapa fundacional de APTRA, se decidió perfeccionar la imagen del trofeo. Fue por este motivo que el orfebre José María Soto presentó tres modelos del gaucho de José Hernández: el primero, una copia del que se venía haciendo; el segundo era excesivamente detallista, con pelo, pestañas y hasta cuerdas de la guitarra que fue muy admirado pero también rechazado debido a que distaba del concepto original. Y por último, otro más sobrio y estilizado en su aspecto, que con algarabía logró la aprobación de la Comisión Directiva.

 

La obra de arte está bañada en Florentino, que es un ácido que sirve para que quede como si fuera un bronce viejo. Atraviesa etapas de pulido, cincelado y repasado. Su peso es de 1,600 kg incluyendo su base de madera.

Por su parte, el Martín Fierro de Oro está bañado en 22 micrones del precioso metal y difiere también del original el tamaño y forma de la base, que es piramidal.

 

 

Compartir
Artículo anteriorProceso de elección
Artículo siguienteListado de asociados